¿Es bueno descansar un día después de hacer ejercicio?

Una de las dudas más habituales para quienes empiezan a hacer ejercicio de manera seria es la de cuántos días deben descansar a la semana. La motivación nos lleva a querer hacer ejercicio todos los días y lo más habitual es pensar que cuanto más ejercicio hagamos mejor, sin embargo, no siempre sucede así. De hecho, puede llegar a ser contraproducente. En este artículo queremos dar respuesta a si es bueno descansar un día después de hacer ejercicio. Es decir, si es recomendable alternar un día de ejercicio con descanso o no y cuál es la mejor forma de diseñar nuestra rutina de ejercicios y descanso. ¡Sigue leyendo para saber más!

Por qué es fundamental descansar del ejercicio

Si se quiere conseguir un buen rendimiento y excelentes resultados cuando estamos haciendo una rutina de ejercicios es fundamental tener muy en cuenta el descanso. Este permitirá que tu organismo se regenere del esfuerzo al cual ha sido sometido, además de adaptarse y estar preparado para la próxima sesión de entrenamiento. Es decir, con el reposo el cuerpo podrá rendir más y podrás exigir más. 

Cada vez que realizas una actividad algunos de los tejidos de tu cuerpo se desgastan con el fin de construir otros nuevos para afrontar la actividad que se llevará a cabo en la siguiente sesión. Cuando no se le presta atención al descanso, es posible que exista lo que comúnmente se conoce como sobreentrenamiento —y técnicamente como rabdomiólisis—. Este tiene lugar cuando el cuerpo no cuenta con el margen necesario para descansar o cuando no te alimentas correctamente y no le das a los tejidos los nutrientes que necesitan. Exactamente lo que ocurre es que las fibras de los músculos esqueléticos comienzan a disolverse lo que hace que se libere una gran cantidad de mioglobina que llega hasta los riñones a través de la sangre y puede causar serios daños como insuficiencia renal aguda. Además de estos problemas de salud graves, el sobreentrenamiento puede dar lugar a pérdidas de masa muscular, logrando el efecto contrario.

Por otro lado, ten en cuenta que hacer mucho ejercicio no siempre te ayuda a quemar grasas (en el caso de que estés haciendo cardio). El cuerpo, como la máquina más inteligente que existe, puede ponerse a la defensiva y evitar quemar calorías para resistir los esfuerzos a los que lo estamos sometiendo. De hecho, hay varios estudios que apuntan en esta misma dirección y señalan que cuando la actividad física supera los niveles moderados el consumo energético no aumenta, sino que se estabiliza. 

Señales de que tu cuerpo está sufriendo un sobreentrenamiento

Es importante descansar un día después de hacer ejercicio o más —dependiendo de cada caso y de la intensidad en la que se trabaje—. Esto evitará serios problemas como el sobrecalentamiento o rabdomiólisis que puede provocar importantes daños, como insuficiencia renal aguda, vómitos, estado de confusión e, incluso, un fallo multiorgánico en caso de que el hígado reciba elevadas cantidades de mioglobina al disolverse los músculos. Una de las formas de detectar una rabdomiólisis es observar el color de la orina. Si esta ha adquirido un color castaño oscuro, es importante que visites un médico de manera urgente. 

Ahora bien, antes de llegar a este punto, el cuerpo suele enviar otro tipo de señales como, por ejemplo, el deterioro de las articulaciones —que ocasiona dolencias en hombros y rodillas, principalmente—. Por supuesto, no siempre es una señal previa de un sobreentrenamiento, y es que hay actividades de gran impacto que pueden ocasionar la inflamación sin estar ligadas a otros problemas más serios —es importante que observes tu cuerpo y le prestes atención—. Además, el exceso de ejercicio (junto con una mala alimentación) puede dar lugar también a la acumulación de radicales libres y a la aparición de fatiga constante.

En cualquier caso, estas son las señales más destacadas que pueden indicarnos si nos encontramos ante un posible sobreentrenamiento:

  • Dolor muscular prolongado.
  • No progresas como deberías.
  • Lesiones y enfermedades frecuentes.
  • Insomnio.
  • Alteraciones psíquicas y cambios de estado de ánimo.
  • Cansancio generalizado.
  • Signos vitales alterados.
  • Sed insaciable.

¿Es bueno descansar un día de hacer ejercicio? Días de descanso recomendados a la semana

Como hemos explicado más arriba, después de un día duro de entrenamiento es necesario descansar para poder rendir al 100% al día siguiente. Muchos de los expertos afirman, por ende, que es bueno descansar un día de hacer ejercicio —mucho mejor que no hacerlo—. El descanso es la clave del entrenamiento. El tiempo de descanso recomendado puede variar entre una persona u otra, lo recomendable cuando se trabaja la musculación es dejar entre 24 y 48 horas entre entrenamientos. Es el tiempo mínimo que se estima para que los músculos logren una correcta recuperación —y alternar descanso con ejercicio—. También influye el tipo de ejercicio que estés llevando a cabo y tu objetivo. A rasgos generales, es importante que tengas en cuenta las siguientes indicaciones:

  • Si haces entrenamientos fitness muscular y para tonificar: Ten en cuenta que no debes entrenar todos los días. Lo más recomendable es hacer 4 sesiones semanales con dos días de descanso activo y descansar un día del ejercicio. Es decir, es bueno descansar tres días de gimnasio y ejercicio en general a la semana.
  • Si haces ejercicios fitness aeróbico para bajar de peso: En ese caso lo conveniente es un día de descanso activo entre dos entrenamientos y otro para el descanso total. Al igual que en el caso anterior, es bueno descansar tres días de gimnasio.

Como ves, es bueno descansar tres días de gimnasio para que tu cuerpo se recupere adecuadamente, para mejorar tu rendimiento en la próxima sesión y para evitar problemas relacionados con un exceso de ejercicio.

Beneficios de descansar del ejercicio

A modo de resumen, es importante descansar un día después de hacer ejercicio o más y estos son los beneficios de hacerlo correctamente:

  • Rendirás al 100% el siguiente día de entrenamiento.
  • Previenes el sobreentrenamiento.
  • Evitas que el cuerpo entre en modo defensivo.
  • Previenes el deterioro de articulaciones y dolor intenso en ellas.
  • Evitas el cansancio constante.
  • Conseguirás tus objetivos más rápidamente.
  • Tu cuerpo trabajará correctamente.

laissez un commentaire

Veuillez noter que les commentaires doivent être approuvés avant d'être publiés.